Hoy quiero compartir con ustedes la etiología, primeras manifestaciones y las características principales sobre dicho síndrome. Pues es la segunda causa de discapacidad intelectual, tras el síndrome de Down y la más frecuente de carácter hereditario.

Su etiología radica en una mutación genética, afectando en mayor medida al sexo masculino.

Las primeras manifestaciones del SXF se aprecian en sus dificultades a nivel psicomotor, presentando hipotonía, escaso control de la cabeza, así como tardía adquisición de la marcha. La emisión de las primeras palabras, en ocasiones va más allá de los dos años y medio.
Las características principales del síndrome X frágil son la hiperactividad y sus dificultades para mantener la atención, llegando a cumplir en muchos casos los criterios de diagnóstico del Trastorno por Déficit de Atención e Hiperactividad (TDAH).

A nivel cognitivo presentan especiales dificultades en el procesamiento de la información secuencial y la memoria a corto plazo. Sin embargo, el procesamiento de la información simultánea y la memoria a largo plazo están relativamente preservadas.

Con respecto a su lenguaje y debido a las características particulares de su anatomía orofacial, suelen aparecer alteraciones en la producción de fonemas, el ritmo de habla suele ser rápido con una prosodia inadecuada y aunque no presentan ecolalias tienden a repetir, palabras y frases, además, la producción sintáctica suele verse afectada también en edad infantil, lo que hace que la inteligibilidad del habla disminuya.
Por lo que, su competencia lingüística, con frecuencia presenta importantes limitaciones, que unidas a sus problemas conductuales y socioafectivos determinan una acusada dificultad ante la adaptación a nuevas situaciones.

Por todo lo comentado anteriormente, es recomendable llevar a cabo un tratamiento multisdiciplinar, en el que los diferentes profesionales trabajen de forma conjunta para atender a las necesidades específicas de cada persona.
Por ello, antes de comenzar cualquier tipo de terapia, se deben conocer bien cuáles son las áreas en las que el/la niño/a tiene más dificultades o destrezas para así, planificar una intervención adecuada y enfocada a las necesidades de cada paciente.

Leave a Reply