Es muy frecuente que la mayoría de los niños pidan o incluso rueguen a sus padres si pueden tener una mascota en casa. Por lo general a los padres/madres les invaden miles de dudas… Pueden pensar que tener un animal en casa es una fuente innecesaria de bacterias, un peligro constante para sus hijos/as, una responsabilidad añadida para los niño/as que no saben si serán capaces de asumir… Pero nada más lejos de la realidad. Criar a un niño/a junto a una mascota, hará que nuestros hijos crezcan con más humildad, empatía y respeto. El cuidado de un animal puede ayudar al niño/a crecer en el amor y el respeto a los animales, a la naturaleza, y por supuesto a las personas. Cuando un niño/a aprende a querer a los animales como a un igual más, está desarrollando las habilidades emocionales necesarias para empatizar con otros seres vivos. Quienes como yo han compartido su vida con animales, sabrán lo que es llegar a casa y que te reciban con la mayor de las alegrías. Que no te dejen solo ni un solo momento. Durante doce años me acompañó mi fiel y noble perrito Trébol, quien no me dejaba sola ni un solo día. Por aquel entonces no existía el tráfico de hoy en día, y cuando empecé a ir sola al colegio, Trébol me acompañaba hasta la misma puerta. Durante las horas lectivas se marchaba hacer sus “cosas de perro” y a las dos ya estaba en la puerta del colegio para volver conmigo a casa…

                   

 

Los niños son el espejo de sus padres cada día. Así que procura ser un buen ejemplo para tu familia siendo responsable con el cuidado de tu mascota. Si tu hijo ve que tratas a tu mascota como un miembro más de la familia, crecerá con la idea de que un animal es su igual. Un ser al que no se le debe dañar, sino cuidar y amar. Además de enseñar a respetar el valor de la vida de un animal, debes hacerle comprender que adoptar un compañero implica una responsabilidad para toda su vida. Así que, desde el principio, implica a tu hijo en los cuidados de la mascota.  Según la edad que tengan tus hijos, es recomendable que poco a poco los acostumbren a las diversas tareas de pasear, ponerle comida, cambiarle el agua, lavarlo, darle mimos, educarlo y por supuesto, disfrutar de su compañía. Además, enseñarles las implicaciones de tener un animalito a su cargo, los convertirá en adultos más responsables y aprenderán a cuidar de otro ser vivo y así disfrutar de una relación de cariño mutuo.

Si tras leer mi experiencia te has decidido a ampliar la familia con una mascota, te propongo acudir a los hogares de acogida y establecer un primer contacto de los más pequeños con el mundo animal, siendo esta una muy buena alternativa para encontrar a tu compañero fiel y ofrecerle un nuevo hogar.

          ¿Cuáles son los beneficios de tener una mascota para los niños/as?

  1. Beneficios para la salud:
  • Mejora la autoestima y el bienestar psicológico, pues se sienten muy queridos por su mascota y, al cumplir con la obligación de alimentarlos, limpiarlos y cuidar de ellos, estamos creando en su interior una sensación de utilidad y motivación muy positivas.
  • Menos enfermedades respiratorias: Los niños que crecen con mascotas tienen menos posibilidades de desarrollar alergias y asma comunes.
  1. Beneficios socioeducativos:
  • Tener una mascota implica, cuidado, alimentación, limpieza. Todo eso lo aprende el niño y le ayuda a ser más responsable con los seres y en su quehacer diario.
  • Acelera el desarrollo psicomotor a través del juego, el ejercicio, las risas, etc.
  • Ofrece una enseñanza natural sobre conceptos como el nacimiento, parto, enfermedad, dolor, muerte, sexualidad, etc. Por lo que se convierte en su profesor particular en la escuela de la vida.
  1. Beneficios para su desarrollo emocional:
  • Los animales son fieles compañeros, capaces de aportarnos lo que necesitamos en el momento adecuado. Es quien, sin haberle contado nada, se sienta a nuestro lado cuando lo necesitamos. Los perros, los gatos…, llegan a convertirse en una pieza esencial en nuestra vida, nos dan amor de forma gratuita, sin esperar nada a cambio. Si los niños crecen junto a ellos, desarrollaran habilidades emocionales con más facilidad. Sabrá lo importante que es respetar a los demás, la importancia de cuidar, acompañar…

      Un país, una civilización se puede juzgar por la forma en que tratan a sus animales”

 (Mahatma Ghandi)

Silvia Álvarez Ramos.

Pedagoga

Leave a Reply