Después de casi cuatro años trabajando de auxiliar con “Pablo”, un niño con TEA de 8 años en el Colegio Pureza de María he decidido realizar este artículo sobre la importancia que puede tener el proceso de aprendizaje de la lectura y escritura en niños con TEA.

Cuando comencé a trabajar con Pablo, mis objetivos se basaban prácticamente en aspectos funcionales como: lograr una buena pauta de trabajo, tiempos de espera, aprender a pedir demandas ( Función de petición) , establecer rutinas y establecer sistemas de anticipación para bajar su nivel de estrés, etc… Poco  a poco estos objetivos se fueron alcanzando nos fuimos encaminando por otros que en un principio los veíamos muy alejados de PABLO: nos centramos en el aprendizaje de la lectura.  Primeramente no había ningún tipo de interés por la escritura ni la lectura, pero empezó a aprender el abecedario  a escribirlo y repasarlo con colores, aprendió a coger el lápiz a tener mejor destreza motora en los trazos.. Pensábamos que el inicio de la lecto – escritura iba a ser casi imposible porque no había ningún interés por aprender a leer lo único que había era dominio del abecedario pero en parte era un sistema automatizado y eso le gustaba pero no había conciencia de las grafías ni de sus sonidos… Escribía todas las vocales y consonantes en mayúscula pero solo letras y vocales sueltas, no hacía combinaciones en sílabas ni a palabras.

Pablo arrancó en el proceso lector a través de la lectura GLOBAL, se buscaron palabras que fueran de su interés como por ejemplo los nombres de los personajes de dibujos animados como: PETER PAN, PINOCHO, CAPERUCITA, … poco a poco las iba reconociendo y comenzamos a trabajarlas en frases como: PINOCHO COME GALLETAS, CAPERUCITA BEBE AGUA,…

  En la escritura comenzamos con su NOMBRE en un primer momento y poco a poco fue aprendiendo a escribir las propias órdenes funcionales que se le enseñaba como YO QUIERO AGUA, YO QUIERO GALLETA….  De esta manera ideamos un cuaderno DE ESCRITURA donde él se comunicaba  y demandaba sus necesidades y a parte desarrollabamos el proceso de la escritura, “DE ESTA MANERA PABLO COMENZÓ A ESCRIBIR”.

De repente PABLO saltó el puente de la lectura GLOBAL a una Lectura basada en la decodificación fonológica de las grafías, el proceso lector de inicio de cualquier niñ@. Comenzó con una lectura silábica y silenciosa, ahora PABLO lee incluso más rápido que sus compañeros de clase pero siempre con la pauta previa cuando comienza y acaba la LECTURA.

“¿ Para qué le ha servido leer y escribir a Pablo?”

PABLO establece sus rutinas a través de la escritura, todos los días cuando llega al colegio. Escribe en su pizarra todo lo que vamos a realizar durante ese día y cuando vamos acabando cada actividad él lo va tachando. Hemos conseguido crear rutinas, autonomía, bajar el nivel de ansiedad a la hora de no saber que va a ocurrir durante el día y que escriba y lea.

“ESTA HERRAMIENTA LE HA SERVIDO COMO MEDIO DE COMUNICACIÓN  A PABLO, EN MUCHAS OCASIONES NO LO EXPRESA VERBALMENTE PERO PUEDE ESCRIBIRLO”.

María Gabriela González Pacheco. Logopeda.

 

Leave a Reply