Pasada la resaca navideña, la emoción, la ilusión y los nervios que impiden a los más pequeños acostarse temprano, la vuelta al cole es una realidad.

Toca guardar el árbol, quitar la decoración, que tan bonita queda en casa, llenar los contenedores de kilos y kilos de papel de regalo y exprimir al máximo los segundos para jugar o estrenar nuestro regalo favorito.

Y sí, como hemos dicho ya, también ha llegado el momento, para los mas pequeños, de volver al cole. Toca empezar con fuerza la rutina.

Para los más peques, el inicio del cole después de un periodo vacacional puede resultar costoso, toca volver a madrugar y pasar un largo tiempo fuera de casa con tiempos marcadas y estipulados para diferentes asignaturas. Es normal que las primeras semanas cueste más de lo normal, digamos que nuestro cuerpo y mente necesitan un periodo de adaptación.

Es muy importante anticiparles a los niños la vuelta al cole, “recuerda que después de reyes, toca volver al colegio”, “el lunes toca ir a clase”. Deberemos también recordarles la rutina a seguir, vamos al colegio y a la vuelta antes de jugar tenemos que dejar terminadas las tareas, si no hay tarea siempre podremos leer un cuento, de esta forma no perderán el hábito de realizar alguna actividad (por muy simple que sea) antes del momento de juego.

Los fines de semana pueden ser el momento ideal para descansar, de realizar actividades todos juntos, ir a la playa, al parque, ver una película con palomitas pueden ser planes ideales para que los niños disfruten y desconecten después de una semana de trabajo. Aun así, es adecuada mantener una rutina a la hora de despertarse, por supuesto, no tendremos que madrugar tanto un sábado o un domingo, pero podemos establecer horarios para que los cambios de rutina no sean tan drásticos.

Los reyes este año habrán venido cargados de regalos, y seguramente habrán traído muchas Nintendo, Play Station, ordenadores… Nuestra misión como padres es dosificar el tiempo de juego ya que los niños no deben olvidar que existen otros muchos juguetes (que nada tienen que ver con la tecnología) con los que pueden jugar y pasarlo en grande, no deben depender solo de la Tablet, la Nintendo o el ordenador. Por ello, es primordial establecer los tiempos ya sea los fines de semana únicamente o una hora al día o cada dos días. Hay muchas formas de hacerlo dependiendo de la situación que tengamos en casa.

Siguiendo estos pequeños consejos la vuelta al cole será mucho más fácil, tanto para padres como para los más pequeños. Debemos trasmitirles a nuestros hijos que empieza un nuevo año y con él millones de oportunidades para mejorar y dar lo mejor de cada uno de nosotros, la vuelta al cole debe verse como la posibilidad de mejorar aquello que necesitemos y lograr los nuevos objetivos y metas marcadas.

Por: Ana Aguilar García, Pedagoga.

Leave a Reply