La lactancia materna es sin duda el mejor alimento que podemos proporcionar a los bebés debido a la gran cantidad de ventajas de las que podrán beneficiarse durante el resto de sus vidas. En muchos casos no se es consciente de lo que supone proporcionar leche materna a nuestros hijos, por ello a continuación se exponen algunos de los beneficios que podemos obtener de la lactancia tanto para el bebé como para la madre.

◦ Beneficios para la salud del bebé: además de actuar como alimento, la lactancia materna cuenta con los nutrientes necesarios para que el desarrollo tanto cognitivo como físico del niño se lleve a cabo de la mejor forma, además provee los anticuerpos necesarios para crear el mejor sistema inmunológico posible en nuestros hijos, ayudando a combatir infecciones y evitando la contracción de enfermedades. Tiene también un papel muy importante en niños prematuros, contribuyendo a que su maduración se lleve a cabo de forma más rápida y eficaz, ya que en estos casos la lactancia además de servir como alimento y fuente de nutrientes actúa como medicación, haciendo posible que los bebés abandonen el hospital con mayor rapidez. Además, la lactancia tranquiliza a los bebés en momentos de estrés, lo que ayuda a reducir su ansiedad llegando incluso a aportar alivio en momentos de vacunación.

◦ La lactancia y el sueño: los bebés que toman leche materna segregan en su organismo durante el proceso de la lactancia una gran cantidad de oxitocina que, entre otros muchos beneficios, produce una reacción de somnolencia en el cuerpo del bebé cuando termina de alimentarse que facilita la conciliación del sueño y además ayuda al desarrollo correcto de los ritmos circadianos (tiempos de sueño-vigilia).

◦ El desarrollo cognitivo del bebé: durante los primeros seis meses de vida, el cerebro de los recién nacidos crece rápidamente llegando incluso a duplicar su tamaño. Por ello se recomienda dar el pecho al menos durante este periodo de tiempo ya que existen evidencias de que en niños que se alimentan de leche materna se ve beneficiado el desarrollo de la materia blanca cerebral, produciéndose una mejora de la calidad y cantidad de conexiones neuronales que contribuyen a un mejor desarrollo cognitivo, sobre todo en áreas de vital importancia para el correcto desarrollo del bebé como son las relacionadas con el desarrollo del lenguaje, el control motor y la percepción visual.

◦ Beneficios duraderos en el tiempo: la lactancia va más allá de proporcionar beneficios en la primera etapa de vida de los niños y es que cuanto más largo sea el periodo de tiempo en que el bebé tome leche materna, mayores ventajas obtendrá en su futuro. Como se mencionó anteriormente, durante el proceso de lactancia los niveles de oxitocina se elevan, no sólo en el bebé sino también en la madre, contribuyendo a crear un vínculo de apego muy importante entre ambos que hará desarrollar en su futuro la capacidad de establecer relaciones sociales estables. Por otro lado, favorecerá que nuestros hijos sean hombres o mujeres con mayor control de autorregulación en situaciones de estrés, además de proporcionar beneficios de salud a largo plazo, y es que se verá disminuido el riesgo de sufrir obesidad o enfermedades como el cáncer y la diabetes.

◦ Beneficios para la madre: la lactancia materna también es muy positiva para la madre desde el momento del parto, y es que en cuanto el bebé se engancha al pecho tras haber dado a luz, la liberación de hormonas provoca una serie de contracciones en el útero que hace remitir la hemorragia, evitando así la probabilidad de padecer anemia tras el parto. Esta liberación de hormonas, entre las que encontramos una vez más la oxitocina, hace que aumente el umbral de dolor de la madre y se reduzca la probabilidad de padecer síntomas asociados a la ansiedad o depresión provocando una sensación de calma al igual que ocurre en el bebé. Finalmente nombrar la importancia de la lactancia también de cara a la recuperación física del cuerpo de la mamá, y es que con ella se queman tantas calorías como practicando una hora de bicicleta diaria.

La lactancia, un vínculo de amor que además vuelve sanos, fuertes y felices a nuestros hijos.

Candelaria Mª Hernández Sosa

Leave a Reply