¿Por qué mi hijo de 6 años me grita cada vez que le digo lo que debe hacer?¿Por qué mi hijo de 8 años grita cada vez que no entiende una tarea?
¿Por qué mi hijo de 12 años le grita a sus compañeros cuando pierde en un partido de fútbol?
¿Por qué me llega una queja del instituto porque mi hijo de 15 años se ha puesto a discutir con un compañero?

Sabemos que la paciencia es algo muy difícil de conseguir ante situaciones que nos saturan o nos enfadan, pero la paciencia es el principal ingrediente para poder evitar todas estas preguntas.

Les pido que tengan en cuenta todas esas preguntas cuando vayan a gritarles a sus hijos porque no hicieron caso, porque hicieron alguna pillada o se metieron en algún problema. Ellos son esponjas, y absorben absolutamente todo, así que, no nos puede sorprender, si perdemos los nervios con frecuencia y les gritamos, cuando nuestros hijos nos respondan con un grito, pues es lo que les hemos enseñado. Es como les hemos enseñado a reaccionar cuando algo no nos gusta o nos enfada.

Enséñale a canalizar esos momentos de frustración; enséñale que no debemos perder los nervios, que debemos buscar soluciones, que no nos sirve de nada enfadarnos con los demás, pues lo único que nos trae son problemas consecuentemente, y sentirnos mal con nosotros mismos…

Además de pensar en todo lo que te he dicho anteriormente, para esos momentos, entiendo que podemos perder los nervios, pero consigue darte la vuelta, respirar 3 o 5 veces, y tanto tus hijos como tu “yo” del futuro te agradecerán si consigues relajarte ante estos momentos y sabes resolverlos con tranquilidad y resiliencia (buscando soluciones efectivas).

“Los niños no nacen con malicia, no discriminan, no se burlan, no humillan, hasta que alguien llega y les enseña a hacerlo. ¡Hagamos niños de bien!”

Por: Karen Garcia Salazar

Leave a Reply