Son innumerables las veces que me voy a la cama pensando en algún niño o familia… ¿Cómo puedo ayudarlo? ¿Por qué actúa así?  ¿Qué estará sintiendo? ¿Qué provoca sus crisis?… Es fundamental conectar con los pacientes y sus familias…

Intentando dar respuesta a algunas de estas preguntas sobre uno de “mis niños” conocí lo que Gey Lagar denominó: patios dinámicos.

La hora del recreo estaba siendo crítica para este niño, derivando en conductas disruptivas e inadaptadas que tenían bastante preocupadas a la familia y profesorado. Comencé a preguntarme ¿Sólo se producen este tipo de comportamientos en el patio? ¿Con quién juega? ¿Qué hace en ese tiempo? Poco a poco empezaba a recibir respuestas…Las crisis y conductas disruptivas ocurrían en el tiempo de recreo de media mañana, pero también en el tiempo de recreo después del comedor escolar, y en la clase de educación física…Necesitaba saber más…

Decidí ir al colegio a observar…Estaba perdido, no interaccionaba con sus iguales, desayunaba y una vez terminaba, tras tirar la basura a la papelera (rutina aprendida), comenzaba a hablar solo, buscaba un referente adulto, en ocasiones era palpable como poco a poco aumentaba su nerviosismo, incluso se ponía a chillar…

Otro día pude observarlo en la clase de educación física; justo ese día realizaban un circuito, todo estaba claramente estructurado, cada zona estaba señalizada, todos los niños sabían lo que debían hacer en cada espacio y… ¡Voilá! para sorpresa de todos, ese día Daniel participó como uno más y su conducta fue muy positiva. Se confirmaba lo que me temía, la falta de estructura generaba en él dificultades de anticipación y por consiguiente de comprensión del entorno; así, los espacios de recreo o las actividades sin estructura se convertían para él en algo imprevisible, confuso y amenazador.

Comenzamos la intervención estructurando la hora de recreo, con ayuda de algunos compañeros y compañeras de clase que se ofrecieron a compartir tiempo de juego con 

Daniel. En sesiones individualizadas en nuestro centro trabajábamos con él ofreciéndole herramientas para gestionar las distintas situaciones que podían presentarse en el tiempo de recreo, anticipándole visualmente lo que iba a suceder, explicándole las reglas de los juegos que íbamos a realizar…

¡Fue un éxito rotundo! Daniel participó de los juegos como uno más, la estructura espacio-temporal y la anticipación visual fueron la clave para favorecer su integración y que las conductas disruptivas prácticamente desaparecieran; los niños venían a preguntar si podían apuntarse para jugar con nosotros y la estructura les guiaba a todos a un objetivo común ¡Pasarlo bien juntos!

(Estructuración tiempo de recreo: Hojas de pictogramas elaborada con Picto Selector)

(Explicación visual del juego “1,2,3 Pescado Salado es” Hoja de pictogramas elaborada con Picto Selector)

Por ello, se planteó al centro educativo generalizar la práctica de los patios dinámicos con el objetivo de promover la inclusión de todos esos niños que con o sin algún tipo de necesidad educativa especial presentan dificultades de integración, fomentando el desarrollo de habilidades comunicativas y socializadoras, la capacidad de desenvolvimiento en el entorno y de comprensión y seguimiento de las normas, claves y convencionalismos sociales y emocionales, y potenciando el desarrollo de actividades funcionales en detrimento de conductas disruptivas.

Elaborado por: Laura de Francisco Domínguez.

Psicopedagoga

2 thoughts on “Patios Dinámicos

    1. admindiver

      Lo que surgió como respuesta a una necesidad en nuestro caso (sin ponerle nombre inicialmente), Gey Lagar lo explica muy bien en su libro “patios y parques dinámicos”. Les recomendamos su lectura, así como visitar su perfil de facebook en el que siempre hay noticias actualizadas sobre el tema. Muchas gracias por leernos!!!

Leave a Reply