En ocasiones oímos hablar de disfemia, pero quizás no sabemos que es dicho término; se refiere a lo que de forma común llamamos tartamudez.

Se trata de un trastorno que suele aparecer cuando el niño está desarrollando sus habilidades comunicativas y evolucionando en los campos cognitivo y emocional.

Se puede manifestar de diferentes formas, ya que varía en función de cada niño, su personalidad y su temperamento. En la actualidad no se conocen todas las causas que ocasionan dicho trastorno y se han planteado diversas teorías al respecto.

Si bien es cierto, que el tratamiento de la tartamudez ha evolucionado a lo largo de los años. Gracias a numerosas investigaciones y al trabajo clínico que se realiza, se han creado programa específicos de intervención que tienen gran efectividad para la mejora o recuperación, en algunos casos. Es importante destacar que la intervención temprana incrementa la probabilidad de éxito en la terapia.

Ocasionalmente, cuando los niños pequeños comienzan sus primeras palabras y a comunicarse pueden tartamudear, en su gran mayoría estos casos desaparecen sin intervención. Cuando el niño comienza el colegio y continua con bloqueos, silabeos, o dificultades para expresarse de forma fluida es conveniente acudir a un especialista.

A continuación mostramos algunas pautas para facilitar el habla a los niños con disfemia:

-No interrumpir cuando el niño habla.

-No anticipar o repetir lo que está diciendo. (Necesita tiempo, lo conveniente es esperar a que termine y luego darle el apoyo con repetición suave y pausada)

-Evitemos gestos que le hagan consciente de su dificultad.

-Es necesario respetar los turno de palabra, así el niño se siente más seguro y cómodo.

-Debemos sugerirle que hable despacio, pensando lo que vamos a decir.

-Evitar situaciones de estrés o que le generen inseguridad (si al niño no le gusta hablar en público, no debemos obligarlo. No forcemos situaciones que no son cómodas para el).

-Debemos intentar estar atentos al contenido de lo que el niño nos quiere expresar así, facilitaremos la comunicación.

-Siempre ser cariñosos y empáticos con él, haciéndole sentir seguro.

Recomendamos que ante cualquier duda, siempre acudan al especialista (médico o logopeda), así podremos ayudarlo en el caso que sea necesario.

“ayúdame a comunicarme mejor”

 

Inés Miles Sánchez Morera. Logopeda

Leave a Reply