Hoy me gustaría presentarles el modo en el que trabajamos en nuestro centro la “estimulación cognitiva” con una persona que presenta un deterioro cognitivo patológico, en un estado muy avanzado.

Antes de comenzar la intervención hay que tener en cuenta, que la “psicoestimulación” siempre ha de ser personalizada. Es necesario adaptar cada tarea al nivel de deterioro de la persona, por ello, siempre se deben aplicar de forma personalizada.

Todas las tareas “no” pueden ser adecuadas para todas las personas, debiéndose garantizar la capacidad de ejecución de las mismas.

En las “demencias degenerativas” se trabaja exclusivamente con las capacidades y procesos cognitivos preservados, buscando una ejecución lo más competente posible, sin olvidar, la revisión y ajuste continuado en función de la progresión del deterioro.

Es importante entender que el objetivo principal del trabajo de estimulación del deterioro cognitivo, será ralentizar al máximo el proceso de pérdida de memoria. Este proceso estará ligado, indudablemente, a cada uno de los diferentes procesos a estimular, así como a la capacidad atencional que debe tener la persona para realizar las mismas.

“El objetivo de la terapia no se centrará tanto en la mejora, sino en el mantenimiento o enlentecimiento de la pérdida cognitiva”.

“COMENZAMOS LA SESIÓN”.

  • Tareas de lenguaje.

Siempre comenzamos las sesiones ejercitando el lenguaje automático y la capacidad de repetición verbal y así, activar y fomentar el acceso al léxico.

Este tipo de tareas consiste, tanto en la repetición de dígitos: 1,2,3, etc…o palabras, como en el fomento del lenguaje automático, presentando tanto, dígitos como días de la semana o meses del año para que continúe la serie. Además de los refranes, pues con ellos logramos activar a nuestra paciente y conectarla en momentos de pérdida de atención, ya que son tema de interés para ella.  Por ejemplo: a caballo regalado, no le mires el diente.

  • Tareas de percepción y gnosias.

Se suele continuar la terapia entrenando y fomentando la discriminación y percepción visual, auditiva y táctil.

Las tareas de discriminación visual consisten en reconocer y señalar los diferentes estímulos presentados por medio de imágenes, estos pueden ser; dígitos, colores o formas que debe nombrar la persona.

Entrenamiento en el reconocimiento auditivo, identificando diversos sonidos, utilizando sonidos de animales o canciones. En el caso de nuestra paciente empleamos canciones que le sean familiares y de este modo, no sólo fomentamos el reconocimiento auditivo, sino que la ayudamos a conectar, siendo más activa durante las sesiones. Una de las canciones que le encanta es “Mi limón, mi limonero”. Dependiendo del estado en el que acuda, emplearemos esta actividad en el comienzo o transcurso de la sesión.

Ejercicios de reconocimiento táctil identificando y reconociendo objetos reales como: el tenedor, la cuchara o el cuchillo, además de las partes del cuerpo, reforzando y fomentado así, el mantenimiento de órdenes sencillas

  • Tareas de orientación temporo-espacial.

Tiene como objetivo favorecer y potenciar la orientación personal y la memoria autobiográfica, favoreciendo el recuerdo de hechos remotos.

Repasamos la información personal; nombre, edad, lugar y fecha de nacimiento, estado civil o datos familiares. Pues la memoria a largo plazo en pacientes que presentan deterioro cognitivo patológico, es uno de los últimos procesos afectados.

  • Todas las tareas que se realizan durante la sesión activan los procesos de memoria, que como ya indicamos, conforman el trabajo prioritario en la estimulación cognitiva, tanto el proceso atencional, como los diversos tipos de memoria engloban dichas tareas.

Desde nuestro gabinete, quiero darles todo mi apoyo, tanto a los familiares, como a los profesionales que cada día luchan por y para las personas que presentan deterioro cognitivo patológico. Sin nosotros/as, la vida de estas personas y sus familiares no sería igual, por ello, les animo a “no tirar la toalla”. Gracias a las terapias de estimulación cognitiva, logramos ralentizar al máximo el deterioro cognitivo, y con ello mantener mayor calidad de vida para todos/as.

“Siempre trabajando por y para la felicidad de las personas”.

Cristina Mesa Toste-Bello. Logopeda.

Leave a Reply